Ascenso al reino de un sol arcano (y II)

(Entrada anterior)

dcdIII

Porque esta escala ascendente llega a su culmen con dos magníficos discos. Uno, Into the Labyrinth (1993): donde la labor de arqueología musical remite a otro eslabón, en este caso trasladándonos a sonidos mediterráneos, a mitos fundacionales aún más intensos. Y aquí encontramos la voz de Brendan más limpia que nunca, la de Lisa segura de sí misma y sin estridencias, y un precioso equilibrio entre el misterio imposible de desentrañar y la asequibilidad para el pueblo: entre lo étnico, el experimento y lo melódico. El grupo está en su apogeo, y Toward the Within (1994), el segundo disco de esta etapa, merece ser considerado por su calidad, y con todo derecho, un disco de estudio más: las posibilidades expresivas del grupo se explotan como nunca antes han hecho (y nunca después, dicho sea de paso). Lisa entra en éxtasis, Brendan conmueve con su nostalgia, y la producción no suena afectada o ensayada: todo parece espontáneo, como surgido de la nada.

dcdIV

Debo admitir, sin embargo, me cuesta llegar a Spiritchaser (1996). Compuesto y grabado en una situación de separación total, tanto emocional como física, entre los dos artistas, remite ahora a otras culturas mediterráneas, en este caso de corte egipicio y árabe. Pero no es un paso lógico en la evolución estilística del grupo: en lugar de seguir explorando las vías fundacionales de la música, se acomodan en su posición de grupo “new age” obligado por exigencias del público a probar nuevas voces también concebidas como “nuevas músicas”. El resultado es un disco de riquísima producción, exótico y sugerente, pero descompensado por su larga duración y sus esquemas reiterativos en la composición.


La historia debía detenerse: Dead Can Dance había llegado a la hipertrofia de rigor en todo grupo. Y antes que perderse irremediablemente en su ego, prefirieron darse un tiempo, un largo tiempo de quince años. Una gira en 2005 les reunió: ambos ya más mayores, con sus vidas rehechas, y habiendo afrontado nuevos caminos en solitario; obligados ahora por exigencias del público a un largo período de convivencia y colaboración artística. La experiencia no fraguó un regreso definitivo. Para eso debíamos esperar otros siete años. A que la madurez personal fuese plena, y las vías estilísticas de cada uno estuviesen ya asentadas. A que no hubiese aristas personales que limar, y la reunión se desarrollase en equilibrio y fluidez.

Dead Can Dance Anstasis

Si algo se puede reprochar a Anastasis (2012) es su academicismo: doce años imprimen en el dúo la consciencia del mito Dead Can Dance. Son ahora una marca de prestigio, padres de una legión de admiradores y génesis de un nuevo lenguaje y concepto en lo musical. Les han revestido de autoridad. Y desde esta renunciable posición deben afrontar otro reto mayor: redefinir el estilo DCD sin comprometer la leyenda, aunando la experiencia individual de Brendan en el rock independiente y la electrónica, y el éxito de Lisa en su vertiente sinfónica de voz sobrecogedora. El resultado es tal vez el disco más calculado y estilizado del grupo: son más que evidentes las rupturas compositivas de cada tema, quién firmó cada uno de ellos; le pesa la duración, y Lisa queda algo deslucida ante un Brendan descomunal; pero pese a estas disonancias logran fraguar la necesaria coherencia estilística. Se conservan los términos elevados, pero ya puestos en boca de quien asume la serenidad necesaria en la madurez, y el imperativo artístico, como marca, de evocar lo sublime.


 

dcd

Ante esta puerta abierta, y una gira europea que no termina de despegar, no puedo cerrar este no tan breve repaso por la trayectoria del grupo. Solo esperar ansioso al nuevo hijo de esta última reinvención: confiar en que el próximo disco depure las tal vez no tan irrenunciables disonancias entre el rock y lo étnico, y sirva de evolución en esta nueva fusión. Lógica, por otra parte: resultado de dos artistas que han crecido juntos, separados, y reunidos. Han asumido que el Arte está por encima de las pequeñeces (no tanto) personales. Y ya no pueden explorar con el ímpetu y la inocencia de la juventud, pero sí con la sensatez y la curiosidad que aportan la experiencia. Múltiples son las influencias que podríamos rastrear en el producto audiovisual (en letras, diseños, partituras) que nos regala este dúo australiano: y aquí no vengo a desgranar tal complejo aparato de signos y significados, sino a desearle un futuro prometedor. Que el crecimiento encuentre nuevos puertos en el viaje que comenzó hace ya más de treinta años; que se libren paulatinamente de la presión de la marca; que exploren con mayor hincapié en las inquietudes que dan forma a las letras más profundas de toda su carrera, y más necesarias ahora, cuando el relativismo y la inseguridad campan a sus anchas, que nunca antes.

Porque nos demostraron que lo muerto puede bailar. Es preciso, pues, que retomen sus orígenes: y no como gancho publicitario sino como necesidad interna, visceral, un natural impulso del proceso que lo vio nacer. Y así lo espero.

Anuncios

3 pensamientos en “Ascenso al reino de un sol arcano (y II)

  1. Pingback: Ascenso al reino de un sol arcano (I) | DESCENDIENDO DESDE ORIÓN

    • Muchas gracias 🙂

      A mí sigue sin entrarme bien, y me da rabia: lo intenté de hecho cuando escribía esto, y no hubo manera. Aunque a lo mejor un día me despierto, lo pongo y por arte de magia me acaba gustando, vete a saber. Muy bien producido, se agradece el intento de probar cosas nuevas, pero me parece muy descompensado.

      Me dejó muy descolocado la noticia (la pusieron en la web oficial) de que estaban planeando una gira para 2015, pero que por motivos no aclarados la tuvieron que cancelar. Parece ser que esa idea sigue adelante, pero no saben cuándo. Espero que eso signifique que siguen trabajando y que hay un nuevo disco más adelante.
      esprit analytique,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s