Dioses minúsculos y hombres egocéntricos

battle

Perdida. Es el único adjetivo que define a Batman vs. Superman. Las buenas noticias: es mejor que El hombre de acero. Las malas: no es buena. Falla en su impersonal y vacía dirección, obra de un Zack Snyder incapaz de imprimir a sus escenas más emoción que la impetuosa e insensible necesidad de molar al personal. Falla en un guión obra de un Chris Terrio demasiado enamorado de la mitología intrínseca al material comiquero, pero incapaz de darle diversión. Falla en una narración ensimismada en que los sucesos ocurran pero no transcurran, en la tensión impostada y pretenciosa. Falla, sin más, en una compañía obsesionada con no quedarse atrás en la precipitada carrera cinematográfica del género superheroico, sin darse cuenta de que las prisas jamás han sido buenas consejeras.

Viéndola me acuerdo de mil referentes. No le hace justicia a ninguno. Ante todo, le viene muy, pero que muy grande a un limitadísimo director como es Snyder: un tipo que cree que adaptar significa calcar, que no sabe fijar el plano ni construirlo, que pasa todo sentimiento por el limitadísimo filtro de la violencia impactante y superficial. Y eso aquí no vale. No en una película que plantea uno de los significados colaterales de este maravilloso género como ninguna otra: el mundo sumido en el miedo, escenario al fin de los mitos de dioses y titanes. Y qué mal lo desarrolla Snyder, perdido en los mil frentes que debe abrir: hombres contra mitos, modernos Prometeos, dioses entre nosotros, la ley humana frente a la religiosa, el sentido de la humanidad, el justiciero frente al sistema, el terrorismo a escala global. Yo me pierdo entre tanta palabrería. Y Snyder, y esto es lo más grave, también.

falsegod.png

Claro que todo esto, en mi opinión, surge de la mayor virtud, y a la vez mayor problema, de la editorial DC: su condición histórica de base fundacional del cómic de superhéroes, y por tanto eternamente anclada en su contenido mítico. Lo que funciona cuando sus relatos son sencillos por efectivos, aunque fallen por superficiales; y fracasa cuando le da por la grandilocuencia, aunque gane en intensidad. Esta doble traba limita a esta película con preguntas demasiado elevadas que ahogan las posibilidades de entretenimiento del relato. No se trata de forzar la comicidad sino de elaborar la complicidad con el espectador. No olvidar que el género es, ante todo, espectáculo; y este implica siempre drama, ocasionalmente tragedia, puntualmente épica (en su sentido estricto). Nunca trascendencia dogmática. El relato superheroico es tremendamente maleable porque parte de nuestros constituyentes heroicos más primitivos y efectivos. Pero no puede superar lo que es: nada más que diversión “naif” que refleja y explica el mundo en que vivimos, sin arreglarlo. Aunque, si no lo intenta, se queda atascado en el folletín. Y si no divierte, y este es el fallo de Batman vs. Superman, no puede transmitir con facilidad mensajes tan complejos.

Al final, el tercer acto (¿qué problema tendrá casi todo el género para manejar sus desenlaces?) se olvida del germen del relato. Un hombre contra un dios, y un genio malvado que aspira a ser un titán sobrevalorado. Incomprensiblemente remite a una de las peores sagas de Superman (por efectista, por hueca, por estúpida) para cerrar el conflicto principal: ¿pueden coexistir el Cielo y la Tierra? La respuesta parece ser que sí: en la justicia. Sin embargo, este mensaje no perdura porque, demonios, se olvida de que lo básico, que no lo simple, es lo que mejor funciona. Y una película que durante dos horas no ha sabido centrarse en el enfrentamiento que le da nombre, no puede pretender que me involucre en él en su doble agotador clímax final. No, cuando recurre a sentimientos maternales innecesarios y no desarrollados. ¿Esta epopeya no va de la rebelión narrativa más antigua de la Historia? ¿Entonces, por qué darle una justificación tan pueril, tópica e ilógica como un científico loco de vodevil que secuestra, oh novedad, a la novia en apuros y a la madre indefensa?

trio.png

Mejor no busco respuesta. La película jamás me invita a ello porque me excluye de su juego. Hay guiños al fan que no entenderán los no iniciados en el cómic. Faltan escenas que directamente dan sentido a agujeros de guión. No nos deja tiempo para pensar, asimilar, comprender el alcance de lo que vemos, su enjundia. Eso, queridos lectores, implica una absoluta falta de respeto hacia el espectador. Batman vs. Superman no quiere obligarte a pensar. Más bien, parece obsesionada por situarse por encima de ti. Demostrarte que es más despiadada, brutal, directa, seca, madura y arriesgada que la producción superheroica de la competencia. Pero, en realidad, solo es un producto sobrehinchado, incapaz de respirar pese a su obtuso ritmo. Warner debió olerse, si no el desastre, sí la ineficacia de este producto, si ya está anunciando a toda prisa un nuevo montaje, qué curioso, que ahora sí promete ser bueno. Pero no cuela. La competencia de Marvel es intensa y ya se ha asentado en el público. DC, para intentar ponerse a la altura, solo nos ha dado un titubeo muy caro, muy ambicioso, que comienza a construir la casa por el tejado. Frente a la intrascendencia de Marvel, no ha sabido dar una alternativa con empaque; y frente al eficaz divertimento Vengador, ha fracasado al calcular la eficiencia de su pirotecnia. Superman es un pánfilo, Batman no impacta. Solo Wonder Woman funciona, y, qué sorpresa, porque con ella no se comen el tarro. Simplemente, está ahí, tiene poderes y lucha. Porque es una diosa, superior a los mortales, y por eso su presencia es justa y necesaria. El resto, como buena parte de la película, es solo morralla.

Anuncios

3 pensamientos en “Dioses minúsculos y hombres egocéntricos

  1. Pingback: Aún hay esperanza | DESCENDIENDO DESDE ORIÓN

  2. Pingback: Tomándoselo en serio | DESCENDIENDO DESDE ORIÓN

  3. Pingback: Dimensión no tan oscura | DESCENDIENDO DESDE ORIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s