Una violenta galaxia

rogueone1

AVISO: revelo detalles importantes del argumento de Rogue One

No soporto el término “fan service”, ni la ligereza con la que se usa. Si un producto (insisto con esta palabra) va dirigido en primer lugar a los fans, ¿por qué narices vamos a quejarnos porque les preste especial atención? Más aún si ese “fan service”, esos mimos al friki que acude al cine disfrazado y recitando diálogos y tarareando leitmotivs, no discrimina al espectador no iniciado. Qué complejo es el mundo del cine comercial, cuánto cuesta planificar productos para públicos tan heterogéneos, y cómo criticamos tan a la ligera porque no ha atendido a lo que cada uno de nosotros, espectadores individuales dentro de una masa caótica, egoístamente queríamos ver.

Para un director, gestionar un proyecto de estas características tiene que ser infernal. Muchas veces, los estudios recurren a realizadores bien capacitados, “artísticos”, para darles empaque a sus películas y promocionarlas como cintas “diferentes”. Sin embargo, la jugada no suele salir bien cuando las inquietudes artísticas del director chocan con la plantilla empresarial del estudio. Lo mismo ocurre con esta Rogue One de Gareth Edwars y un no del todo reconocido Tony Gilroy. Rogue One no es la película única que hubiese sido si Edwards se hubiese encargado de ella al 100%. Pero en ocasiones, en cintas tan problemáticas y elaboradas por tantas manos como esta, el trabajo de un director “especial”, aunque mermado, se nota y marca la diferencia. Y menos mal.

rogueone5

No podemos esperar optimismo de una cinta de guerra en Star Wars. En Rogue One, la Rebelión sufre hasta el extremo para luchar por lo que cree justo. Un material perfecto para un director que ha demostrado saber cómo desenvolverse para crear tensión y dolor, en narrar el “cómo” antes que el “qué”. Sugerir, antes que mostrar: esa es la clave. A priori, parece incompatible (y lo es) con la grandilocuencia de Star Wars. Pero Edwards tiene aún espacio donde actuar. Rogue One es una película de personajes, está claro, pero Edwards supedita visualmente sus arcos individuales al desarrollo de conceptos e ideas en bloque. No lo cuadra del todo, pero ha mejorado desde Godzilla a la hora de conseguir que los personajes nos importen. Rogue One no es tanto la historia de unos cuantos idealistas por la libertad que de una Alianza que combate contra el Mal.

Y ahí se desata. La guerra es sucia, desesperada, salvaje. Repleta de luces y efectos, como no podía ser de otra manera, pero sin que mermen la intensidad del conflicto. Sabemos cómo va a acabar (no es sino puente al Episodio IV), pero somos testigos de cuánto les cuesta llegar. Hay alguna idea arriesgada, como aquellos rebeldes radicales trasunto del terrorismo palestino. Acierta en el brillante despliegue de variados escenarios de combate, donde la violencia es cruda y física. Y es un triunfo en ese magnífico último acto, una batalla final a varias bandas en la que el ideal narrativo de esta película explota: que el conflicto emocional nos importe porque implica no a individuos, sino a ejércitos e ideales. Rebelión contra Imperio. Una batalla excelentemente orquestada y montada en el plano técnico, cómo no, pero ante todo, y más importante, poderosa en su significado.

Un Imperio imparable, inexorable, triunfador; y una Rebelión machacada, pero que aún resiste. Son esos los momentos en los que Edwards se desata. Ese último acto. Ese inicio brillantemente fotografiado, que sutilmente nos convence de que este Star Wars no quiere ser como los demás. Esos silencios cuando la Estrella eclipsa (literalmente) a su próxima víctima. Y ese Darth Vader al fin reivindicado y mostrado en todo su destructivo esplendor: una figura inmensa y oscura, masacrando entre gritos de terror. Star Wars, recreándose en ese Lado Oscuro del que nunca debe salir.

rogueone4

Repito lo mismo que dije cuando reseñé el Episodio VII (que sigue gustándome bastante, pese a sus fallos, y ahora que de pronto se ha hecho tan impopular): Star Wars es más grande que nosotros, y por eso nos ha superado. Lo volví a comprobar cuando en Rogue One veo a los X-Wing atacando y cayendo como moscas, cuando los TIE salen de la base en bandadas asesinas, cuando el monje ciego activa la palanca esquivando balas gracias a la Fuerza. Son símbolos que están ya incrustados en la cultura popular de tal manera que nunca morirán. Han adquirido significado propio, y son verdaderamente importantes para decenas de miles de personas por todo el mundo. Y lo han sido, y lo serán. Pero muchos estarán fuera del juego de este reinicio. Las nuevas generaciones mandan, y no hay nada malo en ello. Rogue One es espectacular y les funcionará porque es la mejor adaptación, en lo que a narrativa visual se refiere, de los videojuegos Battlefront. Rogue One es la última prueba de que un reparto multiétnico y encabezado por una mujer puede funcionar. Rogue One, en definitiva, es otro triunfo del cine comercial contemporáneo: hecho con prisas, siguiendo plantilla, de duración exagerada, pero sumamente efectivo.

Y a mí, sinceramente, me convence, y seré su cliente fijo durante bastante tiempo. Tenemos, al fin, películas de Star Wars atrevidas visualmente, bien dirigidas y con diálogos que no dan pena. Películas que atienden por fin a un plan narrativo general. Vamos a disfrutar de ello. Ojalá todo el “fan service” sea así de divertido.

Anuncios

2 pensamientos en “Una violenta galaxia

    • Yo llevo dándole vueltas desde que la vi el sábado, y es que las pegas me parecen cada vez más irrelevantes… Aunque la primera mitad sea lenta, todo está tan bien montado, todo responde a algo. Y la batalla final es una sucesión de aciertos que no puedo dejar por los suelos ni aunque quisiese. Cómo la disfruté…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s