14/11/15 – 13:01

Ayer fue 13 de noviembre. Hubo congreso de portugués en mi facultad, Enya sacó dos canciones nuevas, el Mercado Medieval de mi ciudad se llenó de visitantes, hice un examen a las nueve de la noche, llamé por teléfono a unos amigos. El mundo seguía. Hasta que un tuit me avisó de un tiroteo en Francia. No me despegué del ordenador en las horas siguientes. Acabé acostándome con una sangría sin confirmar; me he despertado con la carnicería en alza. Y nada se ha detenido.

Hoy es 14 de noviembre. Crece el número de muertos, los heridos son legión, el mundo reza. Hoy, escribo.

Ahora salen los oportunistas, los cuñados, los meapilas e iluminados; salen los fachas, los flower-power, los nazis, los nihilistas; los que se llenan la boca con la mierda de los colores, los de una idea de nación sensata, los que apelan a la raza, los que evocan el espíritu; los que gritan libertad, los que la silencian con la excusa de la seguridad; los eruditos, los ilustrados, los necios, los gañanes; los culpables, los culpados y los que no responsabilizan de su culpa; los llamados “cobardes”, los orgullosos envalentonados. Pero todo son palabras. Habla el ISIS, habla Europa, habla Obama, habla Twitter y habla el borracho. Habla el que profetizó y el que profetiza. Solo hablan. Lo demás, existir, es solo vivir, matar y morir.

Algarabía para las soluciones purgatorias, para los cierres de fronteras, para los rapados con el bate. Indignación para el sabio en su Torre de Marfil. Supervivencia para el paisano que camina por la acera ahora intranquilo. Una excusa para los del fusil y la bandera negra, en pro de ganar adeptos vía la discriminación de Europa hacia su propio pueblo. Hoy, desaparece el constructo, tal vez árabe-musulmán-islámico sean lo mismo (sé que no), tal vez el que huye del horror del desierto sea también un monstruo (patética hipótesis). Hoy, Oriente contra Occidente, civilización versus barbarie, cristianismo contra islamismo, religión contra razón, y otros tantos conflictos duales y simplistas. Hoy, vídeos escalofriantes, noticias aún confusas, y la sensación de espanto que nos resulta ya familiar: de torres que caen, trenes que explotan, dibujantes fusilados. Nosotros lo vemos, lo sentimos, lo lamentamos aun en una virtual distancia. Unos nos llaman hipócritas, pues en la “periferia” del mundo la masacre también es continua, atroz e injustificada, y, peor aún, inédita, sin publicar, sin repulsas en masa. Y tan cierto es la complicidad de este silencio como la legítima repulsa actual ante el ataque al vecino. Ese pavor sin nombre que se agarra a la garganta ante el monitor, esa muerte azarosa en nombre de un dios desconocido; ese desenlace cruel que, ahora sí, está al alcance de cualquiera.

Sigue leyendo

“Adocta Destreza”

adoctadestreza

He abierto un nuevo blog: Adocta Destreza. Confío en que este sí tire adelante (creo recordar que abrí otro, donde empecé a hablar de cine y música, antes de que mi viaje desde Orión lo absorbiese y condenase al olvido…).

Dentro de pocos días comenzaré a ser doctorando en lenguas, culturas y literatura. Creo que es un buen momento para abrir una especie de “diario”, que sirva tanto para anunciar actividades que vaya a realizar como para publicar artículos de divulgación de las Humanidades. Todo sea para promovernos un poco más en la red de redes.

Descendiendo desde Orión, por supuesto, seguirá adelante. Las Letras siempre han estado muy presentes en él, pero sus objetivos son otros. Aquí vengo siempre a hablar, a opinar, a discurrir sobre cualquier tema; allí, en Adocta Destreza, espero informar y enseñar.

Estáis invitados, por supuesto. Nos seguimos leyendo.

 

http://adoctadestreza.blogspot.com.es/